Facebook Twitter Youtube RSS Contactar
La Unidad de Endocrinología y Nutrición de IML
ofrece a sus pacientes dietas personalizadas.
IML es un centro médico de referencia
en tratamientos de dieta proteinada.
Los médicos expertos de IML combinan la nutrición
con tratamientos médico-estéticos personalizados.
La dieta bajo control médico representa el pilar fundamental
del tratamiento de la obesidad.
En IML la prescripción de una dieta se acompaña
de una adecuada educación nutricional.
  

Nutrición y DeporteAgua y electrolitos

Agua

La importancia del reemplazo de líquidos durante la práctica de ejercicio radica en que las células de organismo funcionan en un medio acuoso, el agua transporta nutrientes y productos de desecho de las células a través del sistema circulatorio, y es necesario un adecuado aporte de sangre a los tejidos para que el calor producido con el ejercicio se disipe a través de la piel.

Uno de los síntomas más característicos del ejercicio físico o actividad deportiva es el sudor. Y, éste no es más que una forma de perder agua corporal para equilibrar la temperatura corporal.

Agua

La pérdida de líquidos del cuerpo se produce a través del sudor y la respiración, y mediante el sudor, la cantidad de agua que se llega a perder puede ser lo suficientemente importante como para llegar a la deshidratación y, si no se actúa correctamente, al fracaso de la función cardiovascular.

Incluso una deshidratación leve (del 3-4%) puede disminuir la capacidad muscular en un 20-30%, y si es del 10% derivar en un colapso circulatorio. Por tanto, la reposición de líquidos debe ser una de las principales preocupaciones de los preparadores físicos y de los deportistas.

La cantidad de líquido perdida por un deportista depende de la intensidad, duración y condiciones climáticas. En ausencia de ejercicio un individuo produce 500-700 ml de sudor al día, mientras que la práctica de ejercicio prolongado en un ambiente húmedo puede ocasionar una pérdida por sudor de 8-12 litros/día (algunos corredores de maratón pueden llegar a perder 5 litros durante la prueba, lo que supone un 6-10% de su peso corporal).

La reposición de líquidos durante la práctica de ejercicio debe ser realizada ya desde las 2 horas previas a un entrenamiento fuerte o la competición con la ingesta de unos 500 ml de líquido, y durante el mismo a intervalos cortos y regulares cada media hora.

Durante la competición o el entrenamiento, la rehidratación debe ser prescrita sobre todo en aquellos que realizan pruebas prolongadas, y en ambientes húmedos, a pesar de que el mecanismo de la sed no esté presente.

La hidratación durante la prueba o el entrenamiento debería evitar la pérdida de peso debida a la deshidratación, aunque muchas veces esto no es posible. La rehidratación después de la práctica de ejercicio físico siempre es necesaria.

Electrolitos

El sudor contiene sodio, cloro, magnesio y potasio, y es hipotónico respecto del resto de los fluidos corporales (menos concentración) sobre todo cuanto más entrenado está el atleta.

Electrolitos

Las pérdidas de electrolitos por sudor no suelen ser tan grandes como para poner en peligro al organismo (sí la perdida de agua), ya que se ponen en marcha mecanismos reguladores. Sin embargo, la pérdida de electrolitos puede dar lugar a una disminución de la resistencia y potencia musculares.

La reposición de electrolitos debe realizarse mediante la ingesta de líquidos isotónicos durante el entrenamiento y la prueba deportiva, o bien mediante alimentos con un aporte correcto de sales tras la competición. No están recomendadas la toma de tabletas de sal de forma aislada.