Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La Unidad de Endocrinología y Nutrición de IML
ofrece a sus pacientes dietas personalizadas.
IML es un centro médico de referencia
en tratamientos de dieta proteinada.
Los médicos expertos de IML combinan la nutrición
con tratamientos médico-estéticos personalizados.
La dieta bajo control médico representa el pilar fundamental
del tratamiento de la obesidad.
En IML la prescripción de una dieta se acompaña
de una adecuada educación nutricional.
  

Causas de la Obesidad¿Qué es el Balance Energético y cómo se regula el Peso Corporal?

Balance Energético

Se define balance energético (BE) al resultado de la ecuación:

BE= Ingesta energética - Gasto energético.

Ingesta energética

La ingesta energética es aportada mediante los nutrientes de la dieta:

  • Grasas (9 Kcal/g).
  • Proteínas (4Kcal/g).
  • Carbohidratos (4Kcal/g).
  • Alcohol (7Kcal/g).
  • Fibra (1.5Kcal/g).

Balance del valor energético

Gasto energético

El gasto energético está constituido por la suma de:

  • Gasto energético basal (GEB): consumo de energía en reposo, calculado en función de la edad, sexo y peso corporal. Supone el 50-70% del gasto energético.
  • Gasto energético durante la actividad física: calculado según el sexo y nivel de actividad (ligera, moderada, intensa y excepcional).
  • La termogénesis inducida por la alimentación: consumo de energía producida frente a diversos estímulos como la ingestión de alimentos, frío, estrés, etc. Es responsable de un 10% del gasto energético total.

Cálculo del gasto energético

El cálculo del gasto energético basal se realiza mediante varias fórmulas válidas y determinación de una corrección por actividad.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta

Cuando la ingesta energética es superior al gasto energético se produce un balance energético positivo y éste promueve el depósito de tejido adiposo y de peso corporal.

Ingesta energética y gasto energético

Sin embargo, cuando el gasto energético supera la ingesta energética se produce un balance negativo, provocando una disminución de los depósitos y el peso corporal.

En situaciones normales este balance oscila sin que se produzcan cambios significativos en los depósitos o el peso, ya que numerosos mecanismos actúan para igualar la ingesta o el gasto. Cuando el balance positivo se mantiene durante un largo tiempo se puede producir la obesidad.

Regulación de la Ingesta y Control del Apetito

El comportamiento alimentario es un fenómeno muy complejo en el que intervienen factores externos o ambientales y factores intrínsecos de tipo hormonal, nervioso y metabólico.

Entre los factores intrínsecos destacan aquellos que se determinan mediante el control del sistema nervioso central, y los que determinan un control periférico (fundamentalmente gastrointestinal y tejido graso).

a) Mecanismos de Control Periférico

El hambre y la saciedad están reguladas por mecanismos de control a corto plazo (que regulan la duración y cantidad de las comidas) y otras de control a largo plazo (que regulan el almacenamiento y balance energético).

Los factores de saciedad a corto plazo vienen explicados por gran número de teorías metabólicas más o menos complejas.

Unas tratan de explicar la saciedad en función de la cantidad de proteína de la dieta (teoría aminostática), o en función de la utilización de glucosa (teoría glucostática).

Además de dichas teorías, es conocido que la secreción de diversas hormonas gastrointestinales (como la bombesina, glucagón, somatostatina, colecistoquinina, GIP, entre otros) en el momento de la digestión es capaz de reducir la ingesta.

La existencia de señales de control de la ingesta y del peso corporal a largo plazo está cobrando mayor importancia, en parte tras el descubrimiento de la leptina. La leptina es una proteína sintetizada en el tejido adiposo y se correlaciona estrechamente con el contenido de masa grasa corporal, disminuyendo rápidamente en el ayuno lo que provoca sensación de hambre.

Mecanismo control periférico

b) Mecanismos de Control Central

El sistema nervioso central actúa en el control de la ingesta por medio de al menos tres mecanismos: control del hambre y la saciedad, del gasto energético y a través de la secreción de hormonas que regulan el almacenamiento energético.

El hipotálamo mediante varios de sus núcleos (arquato y paraventricular) actúan directa e indirectamente sobre la ingesta, el apetito y el control de la temperatura corporal, y por tanto el control de la ingesta el gasto calórico y el peso corporal.

Numerosas sustancias son capaces de estimular o inhibir las respuestas del hipotálamo, influyendo en la ingesta y el control del peso corporal. Entre estas sustancias destaca en neuropéptido Y (NPY) que produciría estímulo del apetito y disminución del gasto calórico.