Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La Unidad de Endocrinología y Nutrición de IML
ofrece a sus pacientes dietas personalizadas.
IML es un centro médico de referencia
en tratamientos de dieta proteinada.
Los médicos expertos de IML combinan la nutrición
con tratamientos médico-estéticos personalizados.
La dieta bajo control médico representa el pilar fundamental
del tratamiento de la obesidad.
En IML la prescripción de una dieta se acompaña
de una adecuada educación nutricional.
  

La Obesidad InfantilTratamiento de la obesidad en niños y adolescentes

La obesidad debe ser detectada y tratada de forma precoz para evitar sus complicaciones y persistencia en la vida adulta.

Tratamiento de la obesidad en niños y adolescentes

¿Desea más información? »

El éxito del tratamiento de la obesidad reside en la disminución de la ingesta calórica con relación al gasto energético, teniendo presente que las pautas de alimentación a seguir deben inculcar hábitos de alimentación y de estilo de vida apropiados que promuevan a largo plazo la disminución de peso con relación a su talla y edad y que mantengan el peso ideal sin afectar al crecimiento y desarrollo del niño.

Los tres pilares básicos del tratamiento de la obesidad son la modificación de la ingesta, el aumento de la actividad física y la modificación de la conducta alimentaria.

El tratamiento de la obesidad en los niños suele realizarse en tres fases:

  1. Fase de inicio de tratamiento: no se debe pretender disminuir el peso sino estabilizarlo e inculcar unos hábitos de alimentación y de estilo de vida saludable. Por lo tanto requiere un cambio de conducta en todo el ámbito familiar.
  2. Fase de adhesión al tratamiento: se debe asegurar la comprensión, aceptación y realización del tratamiento propuesto y se puede empezar a fijar objetivos para iniciar la pérdida de peso. Es necesario el seguimiento muy cercano del niño para valorar su capacidad de adhesión al tratamiento y de continuar avanzando en el mismo.
  3. Fase de mantenimiento: durante esta etapa hay que seguir supervisando la consolidación de los hábitos alimentarios y la práctica de ejercicio físico regular.

Modificación de la ingesta energética

El consejo nutricional es imprescindible y debe ir siempre acompañado de un cambio de actitud tanto por parte del niño como de la familia. La enseñanza de la composición de los alimentos y de la importancia de la distribución tanto de los principios inmediatos como de las comidas en la alimentación diaria, constituyen la base para que el tratamiento tenga éxito.

Modificación de la ingesta energética

Solicitar Consulta Gratuita

Se deben conocer las costumbres del niño y su familia, la forma de vida, su historia clínica, las posibles complicaciones añadidas a la obesidad y si existen o no trastornos del comportamiento alimentario. La alimentación debe ser personalizada según los gustos, horarios, nivel socioeconómico, y posibles complicaciones de la obesidad.

Las dietas estrictas están sólo indicadas en casos de obesidades severas. Hay que evitar prohibiciones absolutas de algunos alimentos, ya que esto dificulta el seguimiento de la dieta y puede ocasionar problemas de ansiedad.

El cambio alimentario no solamente requiere la colaboración de los padres, sino también los abuelos o personas a cargo de los niños. Las modificaciones nutricionales tienen que ser concretas, fácilmente realizables con el fin de que se siga y se mantenga la motivación, y no perjudiquen el crecimiento del niño.

Se dará siempre preferencia a las formas de cocinado más hipocalóricas y que conserven el sabor real del alimento, como son al vapor, a la plancha, papillote, etc.

El niño deberá realizar cinco comidas a horas regulares: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena, repartiendo el aporte energético total de la siguiente forma: desayuno 20%, media mañana 15%, comida 30%, merienda 15% y cena 20%.

¡Pide tu cita! Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

En las niñas es frecuente la aparición de trastornos menstruales, con mayor incidencia de síndrome de ovario poliquístico.

  1. Energía: debe hacerse en función de la ingesta espontánea del niño, siendo adecuada la reducción de un 20-25% de su alimentación habitual (lo que supone unas 500 Kcal). El aporte energético debe reajustarse durante el transcurso del tratamiento, ya que debido a la pérdida de peso hay una disminución del metabolismo basal.
  2. Carbohidratos: deben aportar el 55-60% de la energía total. Es conveniente excluir los dulces.
  3. Proteínas: supondrán el 15% de las calorías totales de la dieta. Se debe aportar proteínas lácteas (fundamentalmente semidesnatadas o desnatadas) en el desayuno y merienda para asegurar también una fuente de calcio suficiente. El resto de las proteínas se aportará en las comida y en la cena.
  4. Lípidos: Su consumo no ha de superar un 30% de la energía total ingerida, según la proporción: 10% de ácidos grasos saturados, 10% de monoinsaturados y 10% de polinsaturados. Se evitarán las carnes grasas, embutidos, chocolate, y las procedentes de salsas. Se utilizarán preferentemente aceites vegetales (oliva, girasol, maíz, etc).
  5. Vitaminas y minerales: se deben respetar las necesidades recomendadas para cada edad.
  6. Fibra: la ingesta recomendada es de 20-30 g/día.
  7. Bebidas: se puede consumir libremente agua natural, aguas minerales con o sin gas, tisanas e infusiones, quedarán excluidas las bebidas.

Realizar ejercicio físico

En general los programas de ejercicio físico se estructuran con actividades aeróbicas asociadas a un cambio en la actividad de su estilo de vida. Deben promoverse del ejercicio en forma de juego en equipo, y a la vez intentar disminuir las horas de juego con ordenadores o dedicadas a ver la televisión.

Ejercicio

¿Desea más información? »

La actividad física debe ser realizada al menos tres veces por semana; inicialmente tendrán una duración de 15 minutos hasta conseguir progresivamente una actividad de 30-40 minutos. La intensidad debe suponer alcanzar una frecuencia cardiaca no mayor a 50-60% de la máxima frecuencia cardiaca.

Los pacientes afectos de obesidad severa no deben realizar ejercicio físico intenso, ya que el exceso de peso puede dañar las articulaciones y además pueden no tener la suficiente capacidad para realizarlo, por lo que desarrollarán sentimientos de frustración y rechazo de esta actividad. Para ello se ha de procurar oportunidades de incrementar su actividad física habitual (ayudar en casa, pasear, no tumbarse después de las comidas, etc).

Tratamiento y apoyo psicológico

Los métodos para disminuir el grado de obesidad en función de las modificaciones del comportamiento deben, en primer lugar, analizar el comportamiento centrado en las acciones relacionadas con la comida (tipo y frecuencia de alimentos consumidos), así como los antecedentes de comportamiento y del consumo de comida).

Apoyo psicológico

Solicitar Consulta Gratuita

Hay que dirigir el método con una base familiar. La familia precisa conseguir una serie de habilidades para que el cambio de conducta sea adecuado. Los padres deben ser conscientes de los malos hábitos de alimentación y actividad de su hijo (o de la familia en general), y del comportamiento de los propios padres ante el problema.

Debe modificarse el comportamiento de forma lenta y progresiva, pero permanente, realizando pequeños cambios sólo cuando se hayan conseguido asentar los cambios previos.

El apoyo emocional es muy necesario durante la adolescencia, época en la que se agravan los problemas emocionales de los niños con obesidad y su familia, por lo que se recomienda trabajar en grupos de soporte con impacto familiar.

Fármacos y cirugía

Hasta el momento no existen fármacos aprobados para tratar la obesidad infantil, sin embargo se están realizando estudios clínicos con los dos únicos fármacos aprobados en los adultos para el tratamiento de la obesidad, el orlistat y la sibutramina.

Las técnicas de cirugía bariátrica empleadas en adultos sólo se emplean en casos excepcionales de obesidades muy severas y cuando el niño ha finalizado el crecimiento y desarrollo puberal.

Nuestros expertos en Endocrinología y Nutrición le indicarán las pautas más  adecuadas para evitar el sobrepeso infantil. Pida una cita informativa gratuita en nuestra clínica de Madrid.

¿Le llamamos? las condiciones. Cargando consulta